Noticias
Ex alumno dirigirá a Orquesta de Cámara Chilena
Por
Nicolas Curi F.
Publicado:
5 Agosto 2016, 9:26
Leido 677 veces
Víctor Hugo Toro
A cargo del Director Víctor Hugo Toro, ex alumno de nuestro colegio y actual Director de la Orquesta Sinfónica de Campinas (Brasil), en compañía del Barítono Patricio Álvarez, presentarán dos obras clásicas en la capilla central. La cita es a las 19:00 horas y las inscripciones están abiertas a través del portal, sin embargo los cupos son limitados.
A meses de conocer la noticia del reconocimiento otorgado a nuestro ex alumno Esteban Vargas en los premios Pulsar, el Departamento de Arte organizó un concierto de música clásica a cargo de la Orquesta de Cámara de Chile, cuyo origen se remonta a 1950 pero su denominación actual no fue sino hasta 1991.

34 integrantes conforman la agrupación que este sábado tocará dos piezas insignes de la historia musical clásica. “Burlesque de Quixotte” Suite TWV 55:10 del compositor alemán del siglo XVII, Georg Philipp Telemann y “Arias para barítono” del maestro austriaco del siglo XVIII, Wolfgan Amadeus Mozart. Ambas interpretaciones serán dirigidas por Víctor Hugo Toro y, la segunda en la voz del barítono Patricio Álvarez.

El concierto que se llevará a cabo el sábado goza de un matiz conocido, una sensación de recuerdo y permanencia. Aquel sentimiento no es precisamente por la música, sino por quien dirigirá el sonido hasta nuestros oídos. Víctor Hugo Toro, ex alumno marista, regresa al colegio luego de 23 años para compartir junto a la Orquesta de Cámara la música que tanto ama.

Alumno de la generación humanista de 1992-1993, Víctor esboza una gran trayectoria en la dirección musical. Tras terminar el colegio continuó sus estudios en la Facultad de Arte de la Universidad de Chile, donde luego obtuvo una beca en la Orquesta Sinfónica de Chile y el Centro de Extensión Artística, hecho que le permitió profundizar el conocimiento en la dirección de orquesta.

Lo demás, hasta sus actuales 40 años, ha llegado por consecuencia. Fue Director asistente de la Orquesta Sinfónica del Estado de São Paulo, Director de la Sinfónica del Teatro Municipal de dicha ciudad, de la Sinfónica de Bahía, Porto Alegre, Paraná y Campinas. También de la Filarmónica de Espírito Santo, Camerata Antigua de Curitiba y la Amazonas Filarmónica. Además de su amplio desarrollo en Brasil, Víctor ha dirigido en países como Uruguay, México, Argentina, Italia, China, entre otros.

El primer intento para que Víctor tocara en el colegio fue el 2014, pero aquel año la capilla central se encontraba en reparación. “Este año lo intentamos nuevamente y estamos muy felices que esta vez haya resultado todo bien”, afirmó en una entrevista realizada durante esta semana respecto al concierto del sábado.

¿A qué edad / o en qué momento de su vida, usted descubre que seguirá el camino de la música?

No siento que haya sido un descubrimiento, sino una decisión de vida. Siempre estuve en el grupo de teatro del colegio con el profesor José Sagredo -fue ahí donde desarrollé mi interés por las artes escénicas- y tenía claro que lo mío sería el mundo del arte. Mi idea original era ser actor, pero la decisión de ser músico vino definitivamente en 3° medio. La de ser director de orquesta fue muy posterior y en todos los casos las decisiones fueron por historias, coincidencias y momentos interesantes y cautivantes de la vida y el destino, un poco largas para escribirlas aquí.

¿Cómo fue su experiencia en el colegio? ¿Estudió siempre aquí? 

Si, los 12 años de escolaridad fueron en el Instituto Alonso de Ercilla. En general fue una buena experiencia, tengo gratos recuerdos y siempre me sentí muy marcado e influenciado por la espiritualidad de Marcelino. Tuve muy buenos profesores y guías, amigos que continúan hasta los días actuales y una formación personal y espiritual de excelente nivel.

¿Existe alguna relación -hecho puntual o reflexión- entre su paso por el colegio y a lo que usted hoy se dedica?

Hubo tres hechos puntuales. El primero fue el potente ambiente cultural que generamos en mi curso (la histórica "huma", el curso humanista de 1992-1993), donde teníamos poetas, actores, músicos, futuros abogados, etc. Programamos una semana cultural propia y nos decidimos a quebrar la imagen histórica de que al curso humanista se iban los que evitaban matemáticas y biología. 

Lo segundo fue el apoyo de Ernesto Yáñez, tristemente fallecido, un profesor de matemática que resultó ser el más humanista y artista de los profesores. Fue él quien me dijo que si quería ser músico tenía que tomármelo muy en serio, que la música era un apostolado y no debía ser entendido como un simple pasatiempo, que el arte es muy exigente y demandante. 

Y lo tercero fue la errada posición de un orientador vocacional de la época de intentar desestimular mi carrera musical, diciéndome que por yo ser un muy buen alumno era más seguro que no desperdiciara mi puntaje en la Prueba de Aptitud y me dedicara a una carrera “tradicional” en lugar de una carrera artística, que parecía de más incertidumbre en lo laboral. Haber ido en contra de sus recomendaciones fue lo mejor que pude hacer en mi vida.

¿Existe una línea de tiempo en su carrera musical? Siente que ha escalado peldaños con el tiempo, ¿alguna edad o momento trascendental en su carrera?

En mi vida ha pasado varios momentos trascendentales. Mi primer concierto oficial como Director de orquesta a los 25 años; Haber ganado un concurso internacional de dirección de orquesta y mi primer concierto con la Orquesta Sinfónica de Chile -la principal orquesta del país- a los 30; Haber sido por tres años Director Asistente de la principal orquesta de América Latina (la Sinfónica del Estado de Sao Paulo, en Brasil), haber sido Director principal de la orquesta sinfónica del SODRE, en Uruguay (la orquesta decana de las orquestas latinoamericanas); haber asumido como Director titular de la sinfónica de Campinas a los 35 años, haber dirigido orquestas en lugares tan especiales como México, Italia y hasta China! Ha sido realmente una carrera bastante vertiginosa y muy especial.

¿Qué piensa del arte y en su caso la música, en instituciones educativas que no son propiamente tal artística, como sería este colegio, se debe fortalecer, se debe brindar apoyo a quienes quieran seguir carreras en la música, debieran ser mayormente consideradas? 

Me parece fundamental estimular la formación artística y dar mucho apoyo a los talentos emergentes. Considero un tremendo error cuando en la formación de una persona solo se consideran como importantes las disciplinas intelectuales. Los seres humanos necesitamos una formación completa y eso incluye el arte y la cultura en todas sus formas. Es cierto que la música nunca paró una guerra o evitó una catástrofe natural o solucionó una crisis global. Esa no es su función: El arte no puede cambiar eventos, pero puede cambiar a las personas: hacerlas más felices, más completas, más humanas, mas ilustradas y más nobles. Y personas así ciertamente tendrán una vida más completa y harán un mundo mucho mejor.

Este sábado, Víctor y la Orquesta de Cámara estarán acompañados por Patricio Álvarez, barítono solista, a las 19:00 en la capilla central del colegio. El evento es de carácter formal y para asistir deben inscribirse en la página web del colegio, en un banner superior donde dice inscripción. La asistencia está sujeta a los cupos disponibles ya que la capacidad del público asistente es limitada. La actividad es organizada por el Departamento de Arte,  bajo la colaboración del profesor Fernando Farías y la profesora Agnes Avilés 







   

Galería
Noticias Relacionadas
¡Viva el Arte en nuestra educación!
Publicado: 17 Mayo 2017 / 633 Lecturas
"Día del Libro"
Publicado: 3 Mayo 2017 / 1724 Lecturas
Inauguración año escolar 2017: "Un nuevo La Valla"
Publicado: 1 Marzo 2017 / 2928 Lecturas
Comentarios
comments powered by Disqus
© 2014 Todos los derechos reservados
Creado por Informática & Diseño Maristas Chile