Noticias
Emotivo reencuentro en la música
Por
Nicolas Curi F.
Publicado:
8 Agosto 2016, 12:32
Leido 544 veces
Fotografía del concierto en la capilla central
Con la Capilla Central llena, la tarde del sábado 6 de agosto se presentó  la Orquesta de Cámara de Chile dirigida, de forma auxiliar,  por el ex alumno y director musical Víctor Hugo Toro y acompañados en el canto por el barítono, y también ex alumno, Patricio Alvárez. Ambos recibieron el reconocimiento de la institución y del público asistente que deleitó sus oídos durante las casi dos horas que duró el concierto organizado por el Departamento de Arte del IAE.
Desde la mañana trabajó el equipo de producción y montaje en la preparación del espacio donde más tarde se acomodaría la orquesta. Luces, micrófonos, sillas, atriles y una pequeña tarima fueron instaladas en la capilla central, lugar dispuesto para el concierto. Tres cámaras, dos fijas y una móvil, se acomodaron al centro y en las esquinas a modo de obtener diferentes perspectivas de lo que sería una grabación ininterrumpida. Todo debía estar sincronizado, todo debía ser ordenado.

Cerca de las 18:00  horas comenzaron a llegar los primeros asistentes. Los últimos aparecieron casi 20 minutos comenzada la presentación. Familias, profesores, profesoras,  alumnos, alumnas, directivos/as y ex alumnos se reunieron frente a "Los Tres Primeros Puestos", la obra realizada por el píntor Claudio Di Girólamo, telón de fondo de los 33 músicos que participaron aquel día.

Dio inicio al concierto, el profesor de música, violín y guitarra, Joel Tapia, declarando el agradecimiento a los artistas invitados e introduciendo a los asistentes en la atmosfera de las composiciones. Se acomodaron en primera línea los violines y chelos, a un costado los contrabajos y más atrás los vientos, y la percusión. Con un gran aplauso entró al lugar Víctor Hugo Toro, quien en menos de un minuto saludó escuetamente a dos músicos, subió a la tarima y encendió la melodía.

Tras una breve introducción musical de la obra, Victor tomó el micrófono y comenzó a narrar lo que sería la primera parte del concierto "Burlesque de Quixotte” Suite TWV 55:10 del compositor, Georg Philipp Telemann. Cada vez que se realizaba un movimiento, el director explicaba el origen de la melodía y la lectura musical que realizó el alemán cuando convirtió la novela de Cervantes en aquella composición. 

Luego de concluida aquella obra, se produjo uno de los momentos más expectantes del concierto. Ingresó al escenario Patricio Alvárez, ex- alumno y compañero de curso de Victor en el "glorioso" humanista de 1992-1993, a cantar "Arias para barítono" de Wolfang Amadeus Mozart. Su voz rápidamente cautivó la atención, desplegando una genuina recepción del público, que al parecer y en su gran mayoría, presenció por primera vez una ópera de tal forma, más intima, más cercana. 

Terminados los IV actos de "Le nozze di Fígaro" - (Las Bodas de Fígaro), durante el intermedio, fueron reconocidos algunos miembros de la comunidad Marista que destacan en la escena músical. El primero en ser anunciado por Joel fue Esteban Vargas, ex alumno ganador de un premio Pulsar en la categoría Mejor artista de música clásica o de concierto por "La revolución será con cumbias o no será". Luego fue el turno de quienes se presentaron aquel día. Victor y Patricio fueron homenajeados por los asistentes, además de recibir un presente en manos de la profesora Agnes Avilés, el hermano Feliciano y  nuestro Vice Rector, Jorge Rodríguez,  quien además dedicó unas palabras para ellos.  Posteriormente se sumó a los elogios quien fuese profesor de ambos. Ernesto Reyes, Delegado Provincial para la Misión y profesor de ambos en el 4to Humanista, subió al escenario para elogiar y dedicar algunas palabras.

Ernesto destacó la continuidad en sus sueños, la decisión de mantener su opción a pesar de contar con la perspectiva "general" de no desaprovechar sus calificaciones, las cuales ambos mantenían en un alto nivel. Agradeció que compartieran su pasión y logros con el colegio y la familia marista. Para terminar añadió una hermosa historia en la que una niña se acerca a un destacado pianista luego de concierto y le dice: ¡Daría mi vida por tocar el piano de esa forma, por tocar como usted!, a lo que el pianista tranquilamente responde: Yo ya la dí.

El concierto terminó con la obra "Cuadros de una exposición", una suite de dos piezas escritas por el compositor ruso Modest Músorgski. 

Agradecemos a todos los que hicieron posible tal evento, especialmente al Departamento de Arte.



Noticias Relacionadas
¡Viva el Arte en nuestra educación!
Publicado: 17 Mayo 2017 / 613 Lecturas
Danza y carnaval despiden Semana del Lenguaje
Publicado: 8 Mayo 2017 / 587 Lecturas
"Día del Libro"
Publicado: 3 Mayo 2017 / 1697 Lecturas
Comentarios
comments powered by Disqus
© 2014 Todos los derechos reservados
Creado por Informática & Diseño Maristas Chile